"Déjate abrazar por la brisa, si respiras hondo encontrarás mil matices escondidos, romero, brezo, tierra, uva madura, mar."

El paisaje de la Vall, se define por los magníficos relieves montañosos que la delimitan, pero también por el mosaico de colores configurado por las zonas boscosas, los matorrales, los márgenes del río, las zonas de cultivo y los perfiles urbanos caracterizados por las tejas de barro y los campanarios.

Este paisaje presenta importantes cambios estacionales, determinados especialmente por los ciclos de los cultivos, pero destaca sobre todos ellos, la imagen de los almendros en flor en febrero.

x